08/02/2019by Gema Grupo Melgar

Reformar para vender, ¿Sí o No?

Reformar para vender, ¿Sí o No?

Está cuestión tiene las dos respuestas, sí y no. Con esto quiero decir que dependerá de cada caso en particular.

Antes de decidir cómo afrontar la venta de nuestra vivienda, es muy importante analizar varios puntos:

  1. ¿En qué estado se encuentra la casa?
  2. ¿Necesito venderla rápido?
  3. ¿Dispongo de capital para afrontar los costes de una reforma?

 

Si la vivienda es muy antigua o está en muy malas condiciones el precio estará por debajo del mercado y las pocas visitas de posibles compradores acabarán siempre con la misma argumentación de “hay que reformarla entera, hay que invertir mucho dinero, el precio es muy elevado para cómo está la casa…”

En estos casos yo recomiendo invertir en una reforma para vender a mejor precio y en menor tiempo.

Tampoco nos llevemos a engaños (los realities americanos han hecho mucho daño al hacernos creer que por reformar la casa vamos a duplicar su valor), una vivienda reformada puede aumentar su precio alrededor de un 20%.

Es muy importante tener en cuenta que las compras son un acto emocional y que la primera impresión al entrar en una vivienda es la que determinará la decisión. Los primeros minutos estamos influenciados además de por lo que vemos, por lo que olemos, tocamos y…sentimos. Por ello, en muchas ocasiones es muy recomendable acometer pequeñas reformas y vender a un precio que cubra la inversión e incluso la supere.

 

Los puntos que más se valoran a la hora de elegir una vivienda son los siguientes:

  1. La ubicación (es lo más importante para el 40% de la población).
  2. La luminosidad de la vivienda.
  3. Cocina amplia y en perfecto estado.
  4. Eficiencia energética de la vivienda (esto es clave para el 20% de los compradores).
  5. Domótica y avances tecnológicos (casas inteligentes).
  6. Instalaciones y zonas comunes (piscina, padel, gimnasio,…).
  7. Baños reformados, amplios, y bien ventilados.

 

 

Teniendo estos datos en cuenta, la reforma perfecta de cara a vender una vivienda pasaría por al menos reformar cocina y baños, suelos y pintura siempre en colores cálidos y neutros e instalación de ventanas con óptimos aislamientos.

Cambiar las ventanas antiguas por otras actuales, de sólidos perfiles, doble acristalamiento y persianas de aluminio térmicas es una de las inversiones más rentables por el ahorro que supondrá en las facturas de calefacción y electricidad.

Se pueden tener en cuenta también otros factores a la hora de adecuar la casa para su puesta en venta y que afectan y mucho en la toma de decisión de los posibles compradores:

 

Los cerramientos de las terrazas: Si tenemos en cuenta que las superficies cerradas son hasta un 80% más caras que las abiertas, poco queda por argumentar. Es además algo bastante obvio, puesto que es mucho más útil un espacio cerrado durante todo el año. Lo ideal es tener una terraza grande o jardín con una zona cubierta y otra al aire libre para las épocas de buen tiempo. Pero, en caso de contar sólo con tendederos o pequeñas terrazas, es interesante hacer un cerramiento de aluminio o pvc y cristal para hacer más aprovechable el espacio.

-Seguridad: Este es un factor que, cada vez más, se tiene muy en cuenta a la hora de buscar tranquilidad y confort en nuestros hogares. Si se trata de chalets o pisos de plantas bajas, un plus será siempre la instalación de rejas en las ventanas y puertas de terrazas o jardines para evitar robos o asaltos. También es recomendable sustituir la antigua puerta de entrada a la vivienda por una puerta acorazada con cierres de seguridad.

-Almacenaje: Es muy importante y valorado tener suficientes espacios de almacenaje. Todos acumulamos gran cantidad de objetos, ropa, juguetes, etc… para lo cual necesitamos espacios adecuados para su colocación. En el caso de los armarios de los dormitorios deben estar correctamente vestidos con baldas, cajones, zona de colgar y zapatero. En las cocinas es muy valorable tener una zona de despensa. Incluso se pueden instalar armarios de aluminio en terrazas y tendederos si fuera necesario.

– Otras mejoras que puntúan al alza a la hora de tomar la decisión de comprar una vivienda son también la instalación de persianas eléctricas y mosquiteras en las ventanas, la adecuación de los jardines con pérgolas para protegernos del sol, y el vallado del perímetro exterior de la parcela en el caso de las viviendas unifamiliares.

 

Con toda esta información será fácil que la venta de nuestra casa  sea una operación de buena rentabilidad económica y que no se prolongue en el tiempo, lo que nos aportará también un importante beneficio psicológico, por la tranquilidad que supone una transacción cien por cien satisfactoria.

 

WhatsApp chat